FIN DE LA ANSIEDAD, CAMINO DE LA FELICIDAD.


Es indiscutible, que todos buscamos en esta vida nuestro lugar, ser felices, y estar bien con lo que hacemos,  a veces no conseguimos nuestras metas y nos frustramos, nos han despedido, nos hemos separado….. Son cosas que en esta vida pasan, pero porque tenemos que ver así la vida, tras años de pensar, he conseguido cambiar un poco el pensamiento sobre la vida, a lo mejor me equivoco, pero a mí me ayuda mucho para superar los baches y vencer la ansiedad.
Hay mil formas de vivir una vida, pero  yo las simplifico en tres formas:
-          Vivir para lo banal, es decir, pensar en diversión todo el día, beber, sexo,  videoconsola, pensar solo en nosotros o nuestra familia sin pensar en nada más, sin preocuparnos de nuestro cuerpo, de nuestro entorno de nuestro yo.
-          Vivir de manera espiritual, suena muy místico…Pero es así, vivir solo para que nuestro organismo este bien. Meditación, hacer comidas para estar sanos, preocupándonos nada mas de que nuestro cuerpo este siempre bien.
-          Vivir mezclando las dos primeras, muy complicado, pero no imposible, cuidar nuestro yo, pero con caprichos,  medito o hago relajación 30 minutos diarios, hago ejercicio, pero también voy a jugar un mus con los amigos, o voy a tener sexo con mi pareja.
Con estas formas de vivir buscamos nuestra máxima felicidad, pero ¿QUÉ ES LA FELICIDAD?¿COMO CONSIGO SER FELIZ Y ACABAR CON MI ANSIDAD?
Es una pregunta muy difícil que yo no me atrevo a responder, porque para mí, la felicidad es lo que cada uno busca en la vida. Ir consiguiendo metas y mejorando día a día, entonces se podía resumir que la felicidad es llegar a la meta, pero no lo veo así, planteémonos  la vida de otra forma, vamos a imaginar que nuestra meta es la felicidad, y tenemos que seguir un camino, pero ese camino que sigo también me hace ser feliz, entonces…. Bueno pues imaginemos que mi vida es un viaje, mi vida es como si me voy de vacaciones, yo vivo en Madrid y me voy a Finisterre de vacaciones, casi 700 kilómetros. Salgo por la carretera con mi coche y con mi música, y como sé que mi meta es la felicidad, y voy a lograrlo voy contento…. De repente pincho una rueda, no puede ser, que pasa? Bueno paro el coche y cambio la rueda, un pequeño altibajo, pero me vuelvo montar y sigo mi trayecto, llego a la A6 y de repente….Atasco…. Nooooooooo, mi felicidad se va a retrasar…. Tras más de 45 min para hacer 10 kilómetros la carretera se normaliza y continúo el trayecto, cuando llego a Verin, tengo hambre, voy a para a tomarme algo para comer y a descansar (cuido de mi organismo para llegar), me retraso un poco, pero me garantizo que llego, aunque me retrase otra media hora. Llego a Santiago de Compostela, y hago otra parada, me apetece ver la catedral y a los turistas que hay por ahí, vuelvo a retrasar mí llegada a la felicidad, que faena, pero me gusta lo que veo, así que vuelvo al coche feliz… Ya no me queda nada solo 200 kilómetros de nada, ya huelo la humedad, la limpieza de Galicia, que maravilla, pero…debo ir más despacio, hay montañas, y la carretera tiene muchas curvas para ir rodeándolas…Más tiempo para lograr mis meta, por fin un cartel que pone que a 5 kilómetros llego, valla pero me quedo sin combustible, otra vez a para para repostar el coche, también aprovecho para estirar las pierna e ir al baño, vuelvo a montar y por fin he llegado, he conseguido mi meta, entonces, YA SOY FELIZ, pero…. Si durante el camino he tenido percances que he superado, he parado varias veces porque me apetecía y también he sido feliz. ¿Entonces? Bueno cambiemos el viaje por mi vida, el pinchazo de la rueda es un pequeño bache, me han despedido, con más o menos tiempo lo soluciono y continuo, he parado en Verin a descansar y a comer, bueno una alegría como si me juntase con amigos y me divirtiera, el atasco, valla en la vida no todo sale como lo planeamos, un poco paciencia, y lo conseguimos, las curvas para rodear las montañas, pues si nos perdemos en nuestro camino de la vida, daremos un rodeo pero volveremos a nuestro camino en esta. Entonces yo me quedo con que mi vida es mi felicidad, no llegar a ningún sitio, si no el camino que recorro, como supero los baches, aunque de vueltas o tarde más en llegar a mi destino, pero sé que durante el recorrido soy feliz, disfrutando de la vida y con algún que otro inconveniente.
 Esta pequeña historia de nuestra vida, nos demuestra que si que hay baches, que hay ansiedad, pero que se puede lograr, aunque se tarde mas o menos, nos vamos a curar y a ser felices.
Nunca antes había hecho un ejemplo que es como una pequeña historia, por eso espero que les guste y les ayude a cambiar la forma de ver la vida y de vencer a la ansiedad.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

oye hermano, soy de Mexico estoy pasando por una experiencia casi identica a la tuya quisiera platicar mas de como afrontar este problema tienes algun correo donde te pueda contactar

Saludos

versos-poemas-frases o dijo...

Hola anónimo, gracias por tu comentario, nos puedes contactar con el cuestionario que tienes a las derecha, de todas formas mi email es rscc24608@hotmail.com.